Home | Capacitaciones

Parto respetado: Derechos del nacimiento saludable – Dra. Olga Marega

Parto Respetado: derechos del nacimiento saludable.
Dra. Olga Marega.
Del 18 al 22 de Mayo se celebró la Semana Mundial del Parto Respetado. Durante la misma se han realizado distintas actividades en todo el mundo para difundir los derechos que tienen las madres y familias al parto respetado. Cada año se centra la atención educativa en un lema diferente. El de este año es: “apoyo continuo y amoroso para mí y para mi bebe”.
Se llama parto respetado (o también humanizado) a una modalidad de atención del nacimiento que respeta los derechos de los padres, niños y niñas sobre el nacimiento. Estos derechos están plasmados en la Ley Nacional de Parto Humanizado 25. 929 y básicamente promueve el respeto a las individualidades familiares (en cuento a etnia, religiones, raza), y la participación materna y familiar en las decisiones que estén involucradas en relación al nacimiento.
La intención es promover las maternidades centradas en la familia, favoreciendo el apoyo familiar como eje de contención y apoyo afectivo en la instancia humana del nacimiento.
En relación a este tema tan importante relacionado con el inicio de la vida, me gustaría hacer algunos aportes educativos desde el lugar profesional de mi especilidad.
El buen nacer o el nacimiento saludable es un derecho humano que todo ser vivo debería tener. El proceso maravillo de la gestación que se produce en el cuerpo de la mujer involucra distintos cambios metabólicos, hormonales y emocionales. Si bien biológicamente la naturaleza la ha dotado a la mujer de una capacidad innata para afrontarlos saludablemente, el embarazo necesita ser controlado para poder optimizar las mejores posibilidades de tener un nacimiento saludable. Los profesionales de la salud (médicos, médicas, obstétricas, etc) que atendemos embarazadas muchas veces vemos en el consultorio mujeres sanas que no se adaptan a esos cambios normales, otras que tienen enfermedades que estaban en estado latente durante la etapa de vida no gestacional, o presenciamos el debut de otras enfermedades que ya existían y no estaban diagnosticadas. Lo cierto es que estas condiciones anormales pueden comprometer el desarrollo normal del feto afectando su peso, su madurez, y también en muchos casos su forma de nacer.
Según mi experiencia personal y profesional, la vida intrauterina es el proceso más vulnerable del ser humano y es cuando más se necesita del cuidado y el amor de su madre y su entorno familiar. Ni siquiera puede llorar un feto para indicar que algo le pasa, lo incomoda o está comprometido su crecimiento. Una madre puede apreciar la expresión de su estado de salud a través de sus movimientos, pero el profesional que lo controla puede medirlo, auscultarlo, visualizarlo a través de ecografías, y controlar su vitalidad a través de otros estudios complementarios maternos (laboratorio, etc) o fetales (monitoreos) cuando sospecha que puede estar involucrada su salud.
Los profesionales de la salud que estamos involucrados en el cuidado del embarazo y nacimiento recomendamos hacer controles preconcepcionales para poder pesquisar factores de riesgo que puedan desencadenar una enfermedad gestacional (diabetes, hipertensión, anemias, etc), educar en cuanto a hábitos saludables (tabaco, alimentación, actividad física, etc) y administrar acido fólico para evitar malformaciones del tubo neural. Y por supuesto indicamos cumplir los controles del embarazo y la realización del curso psicoprofilactico para que la mujer y su familia estén debidamente controladas y preparadas física y emocionalmente para afrontar con responsabilidad la llegada del nuevo integrante de la familia. La mujer debe tener un rol activo en el trabajo de parto, y debe estar profesionalmente informada sobre el normal desarrollo del mismo, saber cómo y cuándo respirar de una determinada manera y no de otra, cuando y como pujar, y participar de la elección de la anestesia. A veces se realiza solo por dolor cuando el umbral de la mujer es muy bajo para tolerarlo, o cuando la anestesia debe ser realizada por indicación profesional para mejorar la calidad de la dilatación uterina, o por otra razón obstétrica. Todos los aspectos del nacimiento, puerperio y lactancia son abordados en los cursos psicoprofilacticos, y también el médico esta para informar además de controlar en el espacio de la consulta.
Estar debidamente informados en todas las áreas de la vida nos predispone a tomas decisiones más seguras para poder obtener los óptimos resultados.
Para conocer el contenido de la Ley 25.929 y recibir más información sobre el tema en desarrollo invito a visitar el sitio oficial del Ministerio de Salud de la Nación Argentina. http://www.msal.gov.ar/index.php/0-800-salud-responde/354-parto-respetado

Dra. Olga Marega.
MP92193

Médica especialista consultora en Obstetricia-Ginecología.
Especialista en Sexología clínica. Máster en Sexualidad Humana.

www.sexualidadyeducación.com
olga@sexualidadyeducación.com

Tel Fax: particular:(0249) 4448669.
Consultorio: Maipú 370. (0249) 448444
Tandil. Argentina
Cel: 02494.465068_Inter.+54.9.2494.465068

2017-11-30T16:00:54+00:00