Home | Capacitaciones

Sexualidad Infantil – Dra. Olga Marega

La sexualidad a lo largo va transitando diferentes etapas y cada una de ellas tiene sus características propias.

Existen las etapas de la sexualidad: prenatal, infantil, adolescencia, juventud, adulta, y de las personas adultas mayores.

Cada etapa tiene sus propios determinantes y significados según el nivel de desarrollo psicosexual que tiene la persona en esa etapa. Esto quiere decir que los niños y niñas van a interpretar un mismo hecho de connotación sexual de una manera muy diferente a la de las personas adultas porque tienen un diferente nivel de maduración mental y sexual.
Este hecho debería condicionar a las personas mayores a ser más cautelosos y prudentes a la hora de examinar el comportamiento sexual durante la infancia o adolescencia, sin juzgarlo desde el enfoque de la madurez que los menores no tienen todavía.

Las personas adultas dan significado a conductas sexuales de niños/as y adolescentes sobre la base de sus propias experiencias y significados. Esto les dificulta muchas veces ver las cosas a través de ojos de los niños/as. Sin embargo, es esencial adoptar sus perspectivas de sentir, pensar y actuar, para entenderlos/as desde su significado y contexto. Por ejemplo si ve a niños jugando desnudos a los 4 años piensan que tienen la misma intención que tendrían dos adultos en esa misma circunstancia.

La sexualidad infantil se extiende desde el nacimiento hasta la pubertad, cuyo hito biológico esta marcado por la expresión biológica de las glándulas sexuales. Los ovarios a través de la menarca o primera menstruación, y los testículos a través de las primeras poluciones nocturnas.

Podemos considerar a la sexualidad infantil preescolar, correspondiente al nivel de educación inicial en las escuelas, propia de los jardines de infantes. Y a la sexualidad infantil escolar, correspondiente al nivel educativo que se inicia en general en la escuela a partir de los 6 años.

El estudio de las conductas sexuales de niñas y niños durante la sexualidad infantil indica que desde el nacimiento se desarrollan la capacidad o habilidad de disfrutar el contacto físico, y aquí entran en juego las caricias y los abrazos, dejando en las personas desde el inicio de la vida las más significativas improntas de apego.

El desarrollo sexual y personal de un ser humano está especialmente marcado por las más tempranas experiencias relacionadas con el cuerpo, los sentimientos, las relaciones, el amor y cuidado que reciben de su familia, y la sexualidad.

Durante los años de edad preescolar los niños/as se vuelven conscientes de sus propios cuerpos y del cuerpo de las demás personas, y se hacen evidentes los sentimientos sexuales.
En los primeros años descubren las diferencias físicas entre varones y mujeres, y también su propio cuerpo. Comienza con la auto-estimulación y continúa con la exploración de los cuerpos de sus amigos y amigas mediante juegos: jugar al doctor, jugar a la mamá, etc. A través de los juegos sexuales completan su exploración y conocimiento acerca de las diferencias de los sexos.
Existen trabajos de investigación observacional que atestiguan que los niños/as aprenden acerca de la sexualidad mediante preguntas, y la exploración de sentimientos y deseos sexuales mediante los juegos y la autoestimulación.

La autoestimulación no solo es una fuente de exploración sexual y placer, sino también preventiva de disfunciones en la adultez. La experiencia en los consultorios de sexología nos muestra a los sexólogos/as que los varones que tienen eyaculación precoz aprendieron mal masturbándose de manera rápida y temerosa durante su infancia. Y las mujeres anorgasmicas nunca se masturbaron. Es importante no solo permitir esta práctica en la infancia, sino indicarle a los niños y niñas que es un acto privado que no se debe realizar en público, educar sobre la higiene y especialmente sobre el derecho a decir no cuando alguna persona que los haya sorprendido los quiera ayudar. De esta manera estamos también previniendo el abuso.
Los niños/as de corta edad demuestran su curiosidad con muchas preguntas, especialmente cuando encuentran algún disparador: imágenes de los medios, embarazadas, y otros. Algunos niños/as mayores pueden desarrollar sentimientos de vergüenza, a veces en relación con los antecedentes familiares.

Los niños/as de edad escolar primaria mantienen su interés por la sexualidad, pero a veces se vuelven más introvertidos y limitados en la comunicación. El desarrollo moral adquirido durante esa etapa, fomenta un sentido cada vez mayor de pudor sobre su sexualidad, pero esto no significa que carezcan de sensaciones o sentimientos sexuales. El interés sexual también aumenta a medida que son mayores y los cambios ante el crecimiento necesitan un soporte de ayuda mediante la educación.

Realizar educación de la sexualidad no solo es brindar información de sustento científico, sino ayudar a formar actitudes y valores saludables para la vida y favorecer el desarrollo de habilidades sociales y de protección contra el abuso sexual y otras formas de explotación infantil. Los estándares europeos de la educación de la sexualidad (WHO 2010) aconsejan que la educación de la sexualidad infantil temprana profesionalizada ayuda a construir sentimientos sexuales sanos en las personas y ha prevenir el abuso sexual.

( E-book. Educación infantil preescolar. Dra. Olga marega. 2012)

2017-11-30T20:44:56+00:00