Home | Capacitaciones

Sexualidad y cáncer de mama – Dra. Olga Marega

Acaríciame,
acaríciame con la palma de la mano cuando yo paso.
No tengas miedo de mi cuerpo.
Estas cosas no son solo los poemas del cuerpo,
sino también del alma.
Afirmo que son el alma.

Walt Whitman

La sexualidad, es una función humana que expresa lo que pensamos, lo que sentimos, y lo que mostramos de nosotros a los demás como seres sexuados únicos e irrepetibles. La sexualidad es todo lo que somos, es mucho mas que genitalidad.
Somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos, y a lo largo de toda nuestra vida vamos transitando distintas etapas, y cada una de ellas tiene sus características propias.
Vamos construyendo nuestro ser sexual desde el principio de nuestras vidas por el delicado moldeado que hacen nuestra biología y la cultura en la que vivimos. Nuestro cuerpo aporta genes, glándulas y hormonas, y el entorno en el cual crecemos nos da los modelos, las costumbres para que aprendamos a construir nuestros estereotipos, conductas, y también los significados sobre todos los hechos que tengan una connotación sexual.
En general los medios de comunicación y las campañas de marketing de nuestra cultura occidental nos enseñan sutil o explícitamente que la belleza, la juventud, y la integridad del cuerpo físico tienen un rol muy significativo para la simbología sexual del varón y la mujer.
Por esta razón cualquier afección que modifique nuestra imagen corporal, sufrirá un impacto negativo en la sexualidad propia y de nuestra pareja causando muchas veces dolor y rechazo.
También es importante recordar que mediante la sexualidad podemos comunicarnos expresando amor, ternura, intimidad, sensualidad, erotismo, y placer.

¿Como afecta la enfermedad oncológica a la sexualidad?
Varones y mujeres pueden sentir un impacto emocional negativo en relación con su erotismo después de sufrir un daño en su cuerpo por una enfermedad oncológica, aunque esta no este ubicada en los genitales.
Algunos tratamientos como: la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, la hormonoterapia, la inmunoterapia, las terapias biológicas y/o génicas, pueden provocar sentimientos de incomodidad con la imagen corporal de uno mismo causando distintos grados de inhibición sexual.
Esto puede ocurrir porque el tratamiento comprometa la funcionalidad del órgano afectado por la enfermedad, o por el significado que tenga el daño de ese órgano para la sexualidad de la persona y / o su pareja.
Algunas personas pueden sentir que perdieron su poder de seducción, o que son menos deseables para su pareja; y estos sentimientos pueden provocar la sensación de rechazo y llevar a la evitación sexual afectando poco a poco la satisfacción sexual propia, o de la pareja por afectación de su bienestar sexual.
Muchas veces las enfermas y/o sus parejas no se animan a preguntar a los profesionales que atienden su enfermedad sobre la sexualidad, porque no consideran que no es prioritario ocuparse de ello, o por temor o vergüenza.
Los últimos trabajos científicos presentados sobre el tema refuerzan el concepto que es importante prestarle atención al placer sexual de la mujer con cáncer de mama, aún en estadios terminales. El encuentro sexual placentero no solo es fuente de bienestar individual, sino que también favorece el cuidado de la intimidad erótica de la pareja, fundamental para que la mujer recupere su autoestima sexual. El placer también influye positivamente para mantener la competencia del sistema inmunológico a través de las endorfinas que se forman durante la experiencia sexual.
Recordemos que para tener una vida sexual saludable no es necesario tener cuerpos majestuosamente bellos, ni enormes erecciones, ni muchos orgasmos en cualquier condición; sino algo mucho mas simple e importante, aprender a conocernos y disfrutar de la sexualidad descubriendo las potencialidades y fortalezas que individualmente todos tenemos, enmarcadas con el tinte de la ternura, el afecto, la intimidad, y el amor.
Una intervención profesional especializada y oportuna puede ser una valiosa herramienta que nos ayude a lograr este objetivo, y también a prevenir sinsabores, que al perpetuarse en el tiempo pueden dañar en forma permanente la salud sexual de la pareja .

(E-book. Sexualidad y cáncer de mama. Dra. Marega Olga. 2012)

Imagen: Desnudo sentado en rojo. Chagall

2017-11-30T16:03:55+00:00