Home | Capacitaciones

Violencia y Habilidades Sociales – Dra. Olga Marega.

Las habilidades sociales son actitudes y comportamientos de buen trato y comunicación que ayudan a mantener una comunicación cordial, respetuosa y afectuosa entre las personas.
Las habilidades sociales se aprenden en la primera infancia durante el período de aprendizaje que tienen los seres humanos, durante el desarrollo del lenguaje, y necesitan un continuo refuerzo a lo largo de la vida a cargo de las personas adultas que pertenecen a las instituciones responsables de la educación: familias y escuela de todos los niveles, pre escolar y escolar. Fundamentalmente de nivel inicial.
Las habilidades sociales incluyen comportamientos verbales y no verbales que se manifiestan a diario en la cotidianidad. Algunos ejemplos: pedir disculpas, hacer cumplidos, aprender a escuchar, aprender a respetar los sentimientos y pensamientos de las demás personas, saber formular una queja, etc.
Lo más importante que quisiera destacar con esta nota es que está demostrado que las personas que carecen de habilidades sociales porque no las han aprendido en su historia de vida habitualmente recurren a la violencia para relacionarse con los demás. También está demostrado que los niños/as que no son asertivos suelen ser más vulnerables a situaciones de abuso y maltrato.
Y con este concepto invito a la reflexión a las personas adultas responsables de la crianza, de la educación y el cuidado infantil, para que inviertan tiempo y atención en fortalecer estas actitudes de buen trato y sana relación humana.
La violencia se puede manifestar de muchas maneras. A través de actitudes corporales (un golpe), de actitudes verbales (una palabra hiriente y /o descalificante), o a través de imágenes que provocan un daño moral a la persona que recibe el agravio.
La violencia de género y la violencia infantil son de las más repudiables bajo todo aspecto sometidos a análisis.
Algunas personas recurren a situaciones de violencia porque tienen en su naturaleza una personalidad violenta, o porque necesitan alimentar su ego sintiéndose más fuertes ante personas más débiles o vulnerables, o porque necesitan esconderse ante el acto violento de una verdad que no pueden enfrentar. Que significa esto?
Muchas veces cuando una persona es descubierta realizando una acción inadecuada o dudosa que no pueden enfrentar con la verdad, se refugia adoptando una actitud de enojo que los saca del rol de acusados para tomar el rol de acusadores, del rol de victimarios para asumir el rol de víctimas. Un cambio de rol en este sentido suele ser “recurso de emergencia” para que la persona que la acusa por el acto deshonesto invierta todas sus energías en defenderse, en lugar de seguir avanzando para descubrir la verdad. Por qué suelen realizar esta acción?
Porque el hecho de llegar a reconocer que hizo una acción inadecuada implica un acto de responsabilidad, un “hacerse cargo” a través de una disculpa, por ejemplo, o asumir una acción reparadora del daño causado. Y no todas las personas están preparadas para realizar esta acción. Lo fácil puede ser agredir, atacar.
La naturaleza humana es muy compleja y muchas veces las personas que gozan de nuestro afecto, respeto y confianza se convierten en abusadoras y violentas.

Dra. Olga Marega.
MP92193

Médica especialista consultora en Obstetricia-Ginecología.
Especialista en Sexología clínica.
Máster en Sexualidad Humana.
Miembro de ISSM (International Society for Sexual Medicine)
Miembro de SLAMS (Sociedad Latinoamericana de Medicina Sexual)

www.sexualidadyeducación.com

olga@sexualidadyeducación.com

olgamarega@gmail.com

Consultorio: Maipú 370 (7000) Tandil Argentina.
Tel: consultorio: (0249) 4448444
Tel Fax: particular: (0249) 4448669
Cel: 154. 465068_Inter.+54.9.2494.465068

2017-11-30T16:04:26+00:00